Productos catalanes y vascos… No gracias

Haga una compra responsable y no permita que los nacionalismos usen su dinero para fomentar el odio y la intolerancia.


6 comentarios

Game over al independentismo unilateral de MAS, Cataluña fuera de Europa.

Seguirán vendiendo independentismo para ganar votos, pero el juego ha terminado.

Primero diré que a pesar de estos datos, todavía defenderán los fanatizados lo contrario, espero que el resto no siga como borregos y deduzcan por si mismos. Yo personalmente, si fuera ciudadano de Cataluña, me pensaría muy mucho hacia que tipo de aventura os lleva CIU, aventuras que pueden salir bien (no se como), pero con casi total probabilidad saldrán mal (Cataluña usando una moneda propia seria una ruina absoluta).

Esta muy bien el sentimiento catalán, la cultura , y desde fuera la mayoría de españoles podemos ver y entender esa distinción. En dirección opuesta hay cosas que admiten hasta los medios manipulados (esos que empezaron diciendo 1 millón y la ultima vez que vi las estadísticas hablaban ya de ¡¡¡2 millones de personas!!!), y fue que en las entrevistas y preguntas que hicieron ese día, la gran mayoría lo hicieron por el tema económico.

Hubieran conseguido casi el mismo éxito en cualquier otra región de España en % y en número si hacen una manifestación, si no se han dado cuenta, …estamos en crisis, …no hay nadie contento.

Hagan una consulta cuando el país no este en crisis, y tendrán mi apoyo para una consulta. Pero igual nos reímos con los penosos resultados que iban a sacar entonces… y esto es lo que más nos jode, el oportunismo de todos estos estos amamantados de dinero público, o al menos a mi.

Y con la confirmación europea de hoy,  (era totalmente lógica esperar esta reacción, incluso mas teniendo en cuenta que varios países tienen movimientos similares, Francia, Gran Bretaña, Italia….)  hay solo dos opciones para la independencia (de permanencia en España hay bastantes más), las ya conocidas:

A) Cataluña se separa de España de acuerdo amistoso, iria fuera de la UE OBLIGATORIAMENTE (Confirmado hoy y con la información más abajo)

El punto A seria HORRIBLE en el tema económico para Cataluña (y social, dado que la economía y la sociedad en este mundo actual van de la mano), y la salida adicional del Euro y la creación de fronteras sería  CATASTRÓFICA….,

B) Cataluña se separa a las bravas… posiblemente no volviera a entrar por el veto no solo español sino de varios países.

Punto B, prefiero ni nombrarlo, pero lo mas parecido seguramente sea la actual Argentina. MAS ha optado de momento por esta opción B…, dará votos pero quita futuro, y quita posible negociación con el resto de españoles…

Resumo lo más interesante:

La Comisión Europea insiste en no tomar una posición clara en público. “Son asuntos internos”, contestan en la Comisión. Pero en privado, sí hay un documento en el que el principal representante de la Comisión en este asunto —la vicepresidenta y comisaria de Justicia, Viviane Reding— asume las posiciones del Ejecutivo español, que sostiene que Cataluña en ningún caso podría independizarse de manera unilateral y seguir en la UE.

Reding envió el pasado 4 de octubre una carta al Gobierno español, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, en la que trata de despejar el entuerto que ella misma había creado con unas declaraciones al Diario de Sevilla. Pero la carta, cuyo contenido fue apuntado por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, en un debate parlamentario, va un poco más allá.

foton

Ese “coincido plenamente en el análisis que desarrollas” se refiere a una carta de Íñigo Méndez de Vigo, secretario de Estado de Exteriores, a la que ella está contestando. Y él es absolutamente tajante sobre la imposibilidad de que Cataluña se independice dentro de la UE. Él señala que “el artículo 4.2 del Tratado de la Unión Europea es terminante cuando señala que la Unión deberá respetar las estructuras fundamentales constitucionales y políticas y la integridad territorial de los Estados miembros, cuya determinación es competencia exclusiva de éstos. En consecuencia, la UE no puede reconocer una declaración unilateral de independencia de una parte de un Estado miembro”. Esto es lo que Reding asume en su carta.

Reding: “Confío en el sentido común y en el europeísmo de los españoles

Después de explicar la imposibilidad de que la Constitución española aceptara esa declaración de independencia —habría que modificarla— Méndez de Vigo insiste con la legalidad europea. “A efectos puramente dialécticos, si la Constitución española fuera efectivamente modificada para permitir la celebración de un tal referéndum y si a resultas de la misma surgiera un Estado independiente, este no formaría en ningún caso parte de la UE. Así resulta del artículo 52 del Tratado de la UE, en el que se enumeran los Estados miembros a los que se aplican los Tratados, entre ellos el Reino de España. Por ello, ese hipotético nuevo Estado debería, a tenor de lo que establece el artículo 49 del Tratado de la UE, solicitar la adhesión y obtener una decisión favorable del Consejo, por unanimidad, debiendo ser el Acta de Adhesión ratificada por los Parlamentos de todos los Estados miembros

Fuente: http://politica.elpais.com/politica/2012/10/29/actualidad/1351541087_781524.html

Links

El mundo, Bruselas confirma que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE
El país, Editorial: ¿Decidir qué?

Duran i Lleida reconoce que una Cataluña independiente podría quedar fuera de la UE


Deja un comentario

Historiador británico afirma que los jóvenes catalanes aprenden una historia falsificada

Madrid.- “Los jóvenes catalanes aprenden una Historia falsa”. Son las contundentes palabras de sir John Elliott, reputado historiador e hispanista británico, que presenta estos días su nuevo libro, ‘Haciendo Historia’, donde plasma sus reflexiones e inquietudes, combinados con los cambios y novedades históricas de los últimos tiempos en España.
Después de varios años viviendo en Cataluña, Elliott no duda en afirmar que los conocimientos históricos que los jóvenes catalanes están adquiriendo, no son los reales. “Me preocupa que una eneración esté aprendiendo una Historia deformada que no conecta la Historia de Cataluña con la de otras partes de España. Es una deformación de la realidad”, dice el británico, que obtuvo el Premio Príncipe de Asturias en 1996 por su contribución a las Ciencias Sociales. Esta deformación histórica, asegura, es utilizada por algunos políticos que, dice, “sacan de la Historia solo lo que les interesa”.
“Lo que más me preocupa es la deformación de la historia y el empleo de esa Historia deformada por parte de la clase dirigente y algunos políticos”, incide el historiador británico.
“Ya hay una nueva generación en la España oriental que corre el peligro de alcanzar la madurez bajo la impresión de que la historia de su territorio natal se detiene en las orillas del Ebro. Con tal enfoque inevitablemente se retrocede a la historia nacionalista estrecha y cerrada que historiadores de la talla de Vicens Vives se propusieron ante todo desacreditar”, señala el autor en ‘Haciendo historia’ que advierte de que “el localismo es peligroso si no está relacionado con el conjunto más grande”, apostando por la “interacción” en la historia de España de las diferentes Comunidades Autónomas.
En un momento en el que la educación de los niños catalanes está en entredicho, entre otras cosas, por la manipulación que los propios libros de texto realizan en sus páginas, fomentando el separatismo, John Elliott hace hincapié en la necesidad de englobar en España toda la historia en su conjunto. Así, denuncia el desconocimiento de los alumnos catalanes respecto a algunas cuestiones de carácter general. “Me chocó que el ogro día, en una universidad catalana, un joven, que además estudiaba Historia, creyera que la Guerra Civil era una guerra entre España y Cataluña. Cuando vemos esto entre los jóvenes, para mó resulta muy preocupante. Están aprendiendo una Historia falsa”, relata el historiador británico.
DESMITIFICAR LA HISTORIA
“Yo he intentado durante mi vida desmitificar la historia tanto de Cataluña como de España y mucho me temo que no todos hayan aprendido la lección”, subraya Elliott.
Entre los puntos que ha intentado desmitificar en su larga carrera centrada en la historia de la Península Ibérica, Elliott señala la “visión romántica y tradicional de la historia de Cataluña”, que ya había denunciado Vicens Vives, quien quería “demostrar que los catalanes también tenían sus defectos y que la historia romántica era demasiado sentimental y muy reduccionista y simplificaba muchas cosas que eran complicadas”, alega Elliott.
“El gran reto de un historiador es desmitificar y mostrar que la historia es algo más complicada”, indica Elliott, quien considera “poco apropiado” opinar sobre el debate político que se está produciendo en estos momentos sobre la independencia de Cataluña.
DEFORMACIÓN HISTÓRICA DE LOS JÓVENES
En este sentido y en las páginas de ‘Haciendo historia’, Elliott recuerda cómo en 1953 vivió en Barcelona donde se enfrentó a un “nuevo reto”, el lingüístico,. “Cuando vivía en Cataluña, me identifiqué con los catalanes y hablaba catalán mejor que castellano”, reconoce este historiador quien asegura “comprender” sus reivindicaciones.
En esta misma línea, recuerda que en Cataluña ha visto “lo que es vivir sin libertad”, y supo lo que es “vivir en una sociedad donde no se permitía utilizar el idioma en muchos casos”.
“El nacionalismo, aunque relegado a la clandestinidad por la política represiva del régimen franquista, era un sentimiento poderoso en la Cataluña de los años cincuenta, como lo sigue siendo hoy”, señala John H. Elliot en este libro, donde traslada al lector su “entusiasmo por la historia”.
En este sentido, ‘Haciendo historia’ aúna experiencias personales con reflexiones sobre hechos históricos, desde que un día, hace más de cincuenta años, entusiasmado por un retrato del Conde Duque de Olivares que vio en el Museo del Prado, decidió centrarse en la historia de España y en la figura del valido del rey Felipe IV.
 


Deja un comentario

Manipulación lingüística y nacionalismo: algo más que palabras

“Desde Santurce a Bizancio”: así se titula el último libro de Jesús Laínz. Un siglo después de que Sabino Arana inventase los términos Bizkaia, Gipuzkoa y Araba, ya han alcanzado la oficialidad. Pero la ingeniería palabrera sólo es una parte de la más amplia utilización de las lenguas como instrumentos de la llamada construcción nacional.
La manipulación lingüística no es ni un fenómeno nacido en nuestros días ni exclusivamente español. Muy al contrario, la tragicómica utilización de la lengua como instrumento opresor y modelador de las naciones cuenta con ilustres antecedentes en todo lugar y época, sobre todo a partir de que el acceso de las masas a la toma de decisiones políticas convirtiera al Pueblo y la Nación en objetos de adoración. Junto al sorprendente relato de la ingeniería lingüística practicada por toda Europa, en estas páginas se procede al desmenuzamiento del caso español, brillante e incesante aportación a la historia universal de la estupidez. «Este libro es la crónica despiadada, inflamatoria y cáustica de hasta qué extremos de estolidez pueden llegar los delirios nacionalistas». (Amando de Miguel).
Es probable que haya palabras que matan, pero de lo que desde luego no queda alguna es de que muchas, por lo menos, malhieren.Palabras que el nacionalismo ha usado como mástil de la bandera de la exclusión y no de la integración como siempre debería ser usada una lengua. De ahí al «nazionalismo» solo hay un paso. Estas, y muchísimas más y de la misma enjundia, son las tesis de «Desde Santurce a Bizancio. El poder nacionalizador de las palabras»(Ed. Encuentro) del ensayista Jesús Laínz, un libro que sirve de hilo afilado del que tirar para la conferencia que Laínz ofrecerá este miércoles, bajo el título de «La manipulación lingüística del nacionalismo», en el Aula de Cultura de ABC, dentro del ciclo«España, una tradición y un proyecto», que organizan la propia Aula de Cultura ABC-Fundación Vocento y la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad (Centro Cultural del Círculo de Lectores. O’Donnell, 10. A las 20 horas).
-Hagamos un poco de historia. ¿Ha existido algún país que haya destacado por este fenómeno de opresión lingüística? ¿Por ejemplo, la civilización romana no operaba con el latín en términos de manipulación?
-En el caso de Roma lo que sucedió fue la sustitución de las lenguas de los pueblos conquistados por una lengua de cultura muy desarrollada y extendida: el latín. Pero la opresión lingüística tal como la entendemos hoy comenzó con la Ilustración, paralelamente al desarrollo del nacionalismo y a los procesos de uniformización legal y administrativa. Aunque es cierto que se pueden encontrar casos bastante anteriores, sobre todo el inglés en Irlanda desde el siglo XIV. Pero el caso más sobresaliente quizá sea el francés: los revolucionarios proclamaron su intención de extirpar las lenguas regionales, a las que llamaban «jergas bárbaras». Y lo hicieron en nombre de la libertad y la igualdad. Con gran tenacidad e indudable éxito. Sin embargo, el país que ha cargado con la imagen de especialmente lingüicida ha sido España, lo cual es una injusticia histórica descomunal.
-¿Dónde está la frontera entre el poder civilizador de la lengua y la manipulación y la opresión a través de ella?
-En primer lugar, en el respeto a las personas y a la realidad, algo imposible de hacer penetrar en un cráneo nacionalista. Por ejemplo, es evidente que la lengua que han usado los vascos para escribir en el último milenio ha sido el castellano, desde, por ejemplo, el medieval García de Salazar hasta, no lo olvidemos, el mismísimo Sabino Arana. Y otro tanto se puede decir, aunque no de modo tan universal, de gallegos y catalanes, de fray Benito Feijoo a Cela y de Boscán a cientos de escritores catalanes actuales en castellano. Evidentemente también se han escrito grandes obras en gallego y catalán, como las «Cantigas» o las grandes crónicas catalanas medievales hasta Rosalía de Castro y la Renaixença, pero lo que eso demuestra es que esas sociedades, para mayor riqueza de España, son bilingüesdesde hace muchos siglos, algo inaceptable para los nacionalistas, que no en vano proclaman en sus pancartas que«Bilinguismo es Fascismo». Y en segundo lugar, en la consideración de las lenguas como medios de «construcción nacional» y de incomunicación, notable aportación de los nacionalistas a la historia universal de la estupidez.
-¿La supuesta «opresión» de una lengua a menudo no es más que una excusa para alentar otros fines?
Sabino Arana, por ejemplo, no inventó una lengua. Sólo la adulteró. Pensemos tan solo en los neonombres, que tan disparatadamente han continuado desarrollando sus seguidores. Nunca nadie atacó, falseó, despreció y dañó tanto como él la aparentemente idolatrada identidad vasca.Arana es el Tolkien vasco puesto que la nación surgida de su fantasía tiene un nombre inventado, como muchas de sus localidades, y está simbolizada por una bandera absolutamente ajena a la historia. Una nación con un pasado inventado y con enemigos inventados. Con una guerra perpetua inventada, el famoso «conflicto» que nunca se les cae de la boca y queningún político español, con sorprendente ceguera, se ha preocupado de desmentir y denunciar. Un mundo poblado por personas que se llaman con nombres inventados y que hablan una lengua escrita con una ortografía nueva, abarrotada de neologismos que la hacen incomprensible para un verdadero vascohablante. Y lo sorprendente es que Arana y sus seguidores han conseguido que una parte muy importante de los vascos hayan tomado toda este inmenso fraude por real.

Convicción decimonónica

-¿Por qué los nacionalismos convierten la lengua en algo excluyente y no integrador?
-Porque a nuestros románticos separatistas no hay quien les mueva de su decimonónica convicción de que la lengua es la prueba de que son una nación distinta. Por eso la agitan con fines exclusivamente políticos, ajenos a las necesidades de comunicación de la gente, que es para lo que sirven las lenguas. Ya Sabino escribió que si los maketos algún día aprendieran vascuence, los vascos tendrían que aprender ruso o noruego para hablar otra lengua y así evitar lo que el llamó «cruzamiento de razas». Y mosén Armengou, uno de los padrinos políticos de Jordi Pujol, explicó en 1958 que para ser catalán había que hablar siempre catalán, pues de lo contrario se sería un traidor. Textualmente escribió: «Los zorros y los sapos de nuestro país también han nacido en Cataluña y no decimos que sean catalanes. Pertenecen a la fauna mundial. Estos catalanes circunstanciales tampoco son catalanes. Pertenecen a la fauna española».
-En toda Europa hay dialectos, lenguas maternas, pero en general cualquier ciudadano europeo prefiere hablar y escribir en la lengua oficial que llega a más gente, y no le hace ascos a aprender inglés. ¿Por qué cree que aquí hay ese extraño «provincianismo»?
-Porque entre la Leyenda Negra que los españoles se han tragado sin rechistar, la hispanofobia característica del pensamiento progresista español (pensemos en Azaña declarando que la historia de España es un error) y el contagio separatista tras la Guerra Civil, España es el mal y cualquier otra cosa es el bien. Por eso cualquier disparate aldeanista es progresista y por eso ha tenido que salir José Bono diciendo hace unos días que la izquierda española tiene que sacudirse el complejo antiespañol. El tiempo dirá, pero el conocimiento y el razonamiento poco pueden contra ello.
-Hace pocos días un ciudadano catalán denunciaba el acosoque sufría en un dominio «.cat» porque no lo usaba en catalán.
-Sí, y después se quejan del Franquismo. La hipocresía de los separatistas es infinita: primero, en la Transición, se pidió la igualdad de las lenguas y para ello se apeló al lógico derecho a educarse en lengua materna. Luego llegó la discriminación positiva con la excusa de contrarrestar el imparable empuje de la segunda lengua mundial. Pero el fin es la extirpación. ¿Se necesita una prueba? Francesc Ferrer i Gironés, senador socialista y posteriormente diputado de Esquerra Republicana confesó en 1985 que no es el bilingüismo lo que desean establecer en Cataluña, sino la extirpación del castellano, a la que consideraba «lengua de nuestros amos» y «señal de dominación y superioridad de la nación vecina».

Lengua y chollos

-Por otro lado, todo este apaño lingüístico viene acompañado de subvenciones, ayudas, componendas…
Julio Camba ya se reía de todo esto cuando hace un siglo escribió que «ya saben lo que tienen que hacer los currinches que quieran tener éxito: escribir en gallego». Fijémonos en esta contradicción: el porcentaje de libros editados en castellano en España es del 79%, el 10 en catalán, valenciano y balear, el 2 en gallego, el 1 en vascuence y el resto en otras lenguas. Pero, como contraste, el castellano es la lengua de lectura para el 93% de las personas, el catalán para el 4, el vascuence para el 0,4 y el gallego para el 0,3. ¿Cómo se explica esto? Pues con la gente que, por deber «patriótico» o por moda, compra libros que luego no lee, y, sobre todo, con las administraciones autonómicas que derrochan riadas de dinero en subvenciones y en la compra de libros que pasan a pudrirse en almacenes
-Hay medios de comunicación nacionales que insisten en lo de Ourense, en lo de Girona, A Coruña, Lleida… ¿Los medios también tenemos responsabilidad en esta cuestión?
-Efectivamente. Se trata de otra faceta del fingimiento de que la lengua común no existe. España es el único país del mundo en el que se prohiben los exónimos, en concreto, y para colmo del absurdo, los exónimos en español. Es ridículo que en los medios de comunicación se usen sólo los topónimos en las lenguas regionales aunque el locutor esté hablando, evidentemente, en la lengua de Cervantes. Este asombroso comportamiento, paradójicamente, no se extiende a ninguna otra lengua del mundo. Nunca se perpetrará en televisión la cursilería de decir Deutschland, London, Den Haag o Köln, sino Alemania, Londres, La Haya y Colonia. Pero las únicas formas posibles de Gerona, Fuenterrabía y La Coruña han de ser, por miedo reverencial a los sacrosantos hechos diferenciales, Girona, Hondarribia y A Coruña. Y no sólo se han impuesto en la regiones respectivas, sino en todas las demás, en las que, evidentemente, no tienen competencia legislativa, lo que no tiene ninguna justificación. Pero los culpables de toda esta locura no han sido sólo los nacionalistas, sino que el PP y el PSOE comparten responsabilidad a partes iguales.
-Finalmente, ¿puede ofrecernos una pista sobre el camino a seguir?
-La receta es sencilla pero el camino es largo y tortuoso y, sobre todo, hace falta voluntad para recorrerlo: extirpar el totalitarismo lingüístico, educativo, político y mediático implantado en algunas regiones y dar la batalla ideológica a los nacionalismos, lo que no se ha hecho en cuatro décadas por complejos absurdos, debilidad, cobardía, ignorancia y falta de sentido de Estado.


Deja un comentario

Artur Mas "internacionalizará el conflicto" si el Gobierno frena la consulta soberanista

¡Muy bien, sr. Mas! Estamos dando la mejor imagen de España en el exterior. Y su inestimable contribución es muy destacable. 
 
Ahora Artur Mas se descuelga con una nueva vuelta de tuerca separatista: asegura que “internacionalizará el conflicto abiertamente”si el Gobierno de Mariano Rajoy le impide celebrar una consulta soberanista en la próxima legislatura.
 
En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press,Mas ha asegurado que irá “ante Bruselas y los tribunales europeos” si el Tribunal Constitucional (TC) ve inconstitucional la nueva ley de Consultas que aprobará el Parlamento catalán la próxima legislatura, y que daría cobertura legal a la consulta sobre la autodeterminación que propone Mas.
Mas ha añadido que ni ofreciendo ahora el pacto fiscal, Rajoy frenaría las reivindicaciones catalanas, un territorio que puede ser independiente de España o no, como la fórmula confederal que propone el líder de UDC, Josep Antoni Duran.


10 comentarios

Nutrexpa y Tarradellas: el paradigma del aldeanismo

En la Diada catalana (11 septiembre), que este 2012 se convirtió en una especie de plebiscito soberanista orquestado por todas las fuerzas políticas catalanistas, pudimos ver a Javier Ferreró, propietario del Grupo de empresas Nutrexpa, posicionado abiertamente como separatista y enemigo de España.
 
Las marcas de Nutrexpa son las siguientes:
 
– Cola Cao
– Cuétara
– Nocilla
– Paladín
– Phoskitos
– La Piara
– La Granja San Francisco
– Bocadelia
– Okey
– Mesura
– Pez
 
 
 
A estas manifestaciones públicas de apoyo al separatismo, se unen ahora las grandes empresas de la comarca de Osona (Barcelona), que “están convencidas” del proceso hacia la independencia que se ha iniciado en Cataluña. Con mayor o menor grado, todas lo ven con buenos ojos y ninguna de ellas se posiciona en contra. Así lo ha asegurado el presidente de la delegación en Osona de la Cámara de Comercio de Barcelona, Josep Pujadas, en un debate-tertulia del Canal TaronjaOsona. 
 
 
La delegación sondeó por iniciativa propia hace unos días las diez empresas osonencas con más facturación para conocer su opinión sobre la independencia de Cataluña y el actual momento político. Entre estas estaban, como más representativas, Casa Tarradellas, Girbau, Benito Urban, La Farga Lacambray Bonpreu. También se les pidió la posición que creían que debería tomar la Cámara en el debate. El resultado se llevará al pleno general de la Cámara de Comercio, que se celebra cada dos meses en Barcelona.
Todas las empresas respondieron, ya sea por vía telefónica o por mail. Según Pujadas, “a medio y largo plazo” están todas “convencidas”. A corto plazo, sin embargo, algunas lo tienen que decir “con la boca pequeña”, ya que deben “vigilar sus intereses, tanto los de la empresa como los de los trabajadores”.


Deja un comentario

¿Por qué un boicot?

A diario tenemos noticias en todos los medios de comunicación (o casi todos) en torno a las presiones y chantajes políticos que los nacionalismos catalán y vasco ejercen sobre el Gobierno de España: cesiones políticas, ampliación del techo competencial autonómico, constantes re-negociaciones del régimen fiscal autonómico…
Mientras la clase política de estas dos autonomías de España se gasta lo indecible en embajadas en el exterior, subvenciones a entidades “cívicas” y “culturales” que fomentan el sentimiento nacionalista entre la población, políticas lingüísticas de corte fascista y excluyente para con el castellano, o en extender sus tentáculos sobre la identidad regional de las autonomías vecinas de la forma más vil y anticonstitucional, nos encontramos con la paradójica situación de que se trata de las dos autonomías más beneficiadas a nivel político y económico de toda España.
Así, nos encontramos con el hecho de que, por ejemplo, el 30% de toda la deuda nacional corresponde a Cataluña. O de que el IVA recaudado en Euskadi es retenido por esta autonomía en una primera fase (que nunca o casi nunca acaban devolviendo, alegando “desacuerdos técnicos”), y el 100% del IVA recaudado en Cataluña es revertido por el Estado a esta autonomía.
Así es: a pesar del trato de favor y las asimetrías autonómicas generadas por estas comunidades, su insaciabilidad nacionalista parece ilimitada, y ello se manifiesta a diario por boca de voces “autorizadas” cuyo único cometido es el de vomitar y expandir su odio hacia todo lo que representa a España, a la Constitución, a los valores de unidad y solidaridad, y, en último término, a los españoles que creemos en nuestro país: la inmensa mayoría.
Es de justicia, pues, y un ejercicio de libertad en toda regla, que los ciudadanos, hartos de la exclusión y el expolio al que nos someten con sus chantajes y consignas, tomemos la iniciativa de ejercer nuestra capacidad de elección, y prefiramos adquirir productos fabricados en cualquier región de España antes que otros fabricados en cualquiera de estas comunidades autónomas.
Si es cierto, según el sector nacionalista, que Cataluña aporta más de lo que recibe al común nacional, y que gracias a su generosa contribución se sostienen autonomías como la extremeña, es de justicia que nosotros contribuyamos al crecimiento de Extremadura dando preferencia a sus productos, por ejemplo.
Un boicot de estas características puede provocar daños colaterales, seamos también conscientes de ello. Pero debemos tener en cuenta varios factores:
1. Algunos ciudadanos, pese a no considerarse nacionalistas, acaban votando a partidos políticos como CiU, PNV, ERC… alegando que “un partido de ese corte hace una defensa más firme de Cataluña (o Euskadi)”. Hagamos ver a esos ciudadanos que votar en clave nacionalista representa finalmente un perjuicio contra su CCAA, e invitémosles a replantearse su voto.
2. Invitemos también a las grandes multinacionales con domicilio social en estos territorios a plantearse desplazar su sede a otras provincias españolas. La imagen del domicilio social en Barcelona, o el RSI identificado con una B, por ejemplo, está cada día sociológicamente peor visto. Y entendemos que el objetivo de cualquier multinacional que opera en el mercado español es el de vender sus productos. Ello contribuirá positivamente a la mejora de imagen de marca y al apalancamiento positivo de sus ventas.
3. En términos de empleo neto, los puestos de trabajo que se puedan perder en estas comunidades, derivados del descenso en ventas de sus productos, serán generados en otros territorios para suplir la diferencia en demanda de bienes y servicios, por lo que, en datos agregados, es esperable que este factor no se verá sustancialmente alterado.


1 comentario

¿Miedo?, ¿Quien dijo miedo?, opresión nacionalista (I)

Opresion

Estoy siguiendo con interés una “encuesta” que esta haciendo el periodista Arcadi Espada a varios personajes catalanes famosos. El titulo como ven ustedes indica I porque tengo la impresión de que veremos varias respuestas, todas en la misma linea.

Le plantea únicamente dos preguntas:

1. ¿Quiere usted que Cataluña siga formando parte del Estado de España?

2. ¿Defendería activa y públicamente su punto de vista si en algún momento Cataluña y el resto de España iniciaran un proceso de discusión de su vínculo constitucional?

Dicha pregunta la mando inicialmente a (ver primera entrada del blog):

José Manuel Lara
Jorge Herralde
Ferran Adrià
Eduardo Mendoza
José Antich
Josep Cuní
Gemma Nierga
Josep Joan Moreso
Sergi Ferrer-Salat
Carlos Ruiz Zafón

y en una segunda tanda a (ver segunda entrada del blog):

Isidre Fainé
Eduard Fernández
José Luis Bonet
Manuel Lao
Judit Mascó
Lluís Bassat
Jordi Labanda
Gemma Mengual
Justo Molinero

Las respuestas están siendo las mismas que si preguntáramos en China sobre el gobierno chino…, miedo y pánico a expresar lo que piensa cada uno, puede que miedo a España (donde tienen su mercado), o puede que miedo al nacionalismo (donde tienen sus negocios/familias).

Es curioso, que la mayoría de ellos siendo personas de mundo, sean tan timoratos a la hora de expresarse. Veamos las contestaciones:

La primera del periodista Josep Cuní:

“Te doy dos respuestas que si no te gustan o no te convienen no tienes por qué usar. Quiero que sepas, sin embargo, que me creo mi papel de periodista y tengo por norma no abandonar el que es mi posicionamiento profesional. Tanto es así que jamás he firmado un manifiesto ni nada parecido.

Dicho eso,

1/ Lo que yo quiero es que se actúe de manera escrupulosamente democrática, por tanto también transparente, por parte de unos y otros porque cuando se construyen trincheras la primera víctima es la información. Y eso es lo que más me preocupa en este momento.

2/ Defendería la información intentado alejarme de la propaganda, cuestionándolo todo por principio y facilitando a la opinión pública todo tipo de reflexiones para aportar a la audiencia los elementos necesarios para contribuir a elegir lo más libremente posible.

Disculpa si no me he atenido a tu requerimiento estricto pero te aseguro que hoy por hoy es aquí donde estoy realmente.

La segunda del cocinero Ferrán Adrià:

“Hola Arcadi,

Respecto a las preguntas que me haces:

Pienso sinceramente que para estas cuestiones necesito mucha más información, que estoy convencido que darán los políticos de Cataluña, España y Europa para poder hacer mi valoración personal.”

Manuel Lao

El primero en responder fue el empresario Manuel Lao, propietario de Cirsa, esa importante compañía dedicada al negocio del juego.

Respondió el señor Lao por boca de Pablo Llorens, Director Corporativo del Departamento de Imagen y Comunicación. Así:

«Muy señores nuestros.

En relación al mail recibido con las preguntas al Sr. Manuel Lao. Debemos comunicarle que el Sr. Lao prefiere no efectuar declaraciones al respecto.

Reciban un cordial saludo.»

Preferiría no hacerlo, había dicho Bartleby.

Isidre Fainé

Algo más alambicado resultó el caso Fainé. Isidre Fainé es el máximo responsable de la Caixa de Pensions. El director de comunicación de la Fundación La Caixa, Jesús Nemesio Arroyo, explicó por teléfono:

-El señor Fainé no se pronuncia al respecto. Es que… No tiene costumbre.
-Ya. No hay costumbre, claro.
-Si quisiera conocer la postura del Presidente… No habría problema. Pero no se pronunciará. No querríamos cerrar esto en falso. Pero el señor Fainé no, no se pronunciará.

Conclusión.

¿Quien dijo miedo?, en Cataluña,  casi cualquier personaje publico, empresarios ocultando su identidad, periodistas que no se mojan, cocineros que les falta un hervor, banqueros que ni meten ni sacan,….

Continuara…