Productos catalanes y vascos… No gracias

Haga una compra responsable y no permita que los nacionalismos usen su dinero para fomentar el odio y la intolerancia.


5 comentarios

Cataluña vende más a Murcia que a Estados Unidos

Como dice el titular  Cataluña, esa región tan internacional, que gasta millones de euros en embajadas, y en viajes a Rusia por todo lo alto, vende más a Murcia que a EEUU. Y el doble a Galicia que a toda china, y mas a Aragón que a Alemania, y sin embargo tienen la geta y la cara de maltratarnos, de hablar pestes de nosotros, de decir de todo…

Por eso no consumimos sus productos, se quedan nuestro iva, ganan dinero nuestro, y encima tienen el valor de criticarnos…

 NO CON MI DINERO

Noticia de LaVozLibre

Cataluña vende más a Murcia que a Estados Unidos

CONVIVENCIA CÍVICA PRESENTA EL INFORME ‘LAS CUENTAS CLARAS DE CATALUÑA’

Madrid.- Cataluña vende más a Murcia que a Estados Unidos. Es la conclusión final que puede sacarse del informe ‘Las cuentas claras de Cataluña’, presentado por Convivencia Cívica, y en el que se analizan las relaciones económicas de Cataluña con el resto de España. Los clientes nacionales se convierten así en más importantes que los internacionales a nivel de intercambio comercial. De hecho, de los15 principales mercados donde venden las empresas catalanas, 10 son comunidades autónomas españolas.

Con el objetivo de demostrar las pérdidas económicas que Cataluña sufriría en caso de separación, el informe de Convivencia Cívica advierte de que levantar una frontera política, y por tanto comercial, con España, haría perder al colectivo empresario caalán la mitad de sus ingresos procedentes del resto de España. Una pérdida que se uniría al del empleo pues en caso de secesión, con además la salida inmediata de la UE y la deslocalización de empresas, pondría en peligro 1 de cada 6 trabajosexistentes en la actualidad, con la consiguiente reducción del PIB catalán en un 20%.

Entre los datos más llamativos, el hecho de que las empresas catalanas vendieron más bienes y servicios al resto de España que a los restantes 186 países del mundo juntos. Así, por ejemplo, Cataluña vende más a Murcia que a EEUU o más a Aragón que a Alemania, lo que supone que las compañías catalanas son las más beneficiadas entre todas las comunidades autónomas del comercio interregional español. Hasta 48.000 millones de euros de ingresos proceden del las transacciones con el resto de España según este informe, que destaca, además, que formar parte de un mismo país beneficia en gran medida las ventas de las empresas catalanas en el resto de España.

‘Las cuentas claras de Cataluña’ reflejan también el saldo comercial positivo que registra Cataluña, además de asegurar que la comunidad catalana disfruta de un superávit de 21.937 millones de euros, según datos de 2010, lo que supone un aumento de la renta pér cápita de los ciudadanos catalanes en 2.900 euros al año.

En la imagen, uno de los gráficos que ilustra el informe ‘Las cuentas claras’.

Anuncios


2 comentarios

Ridiculeces catalanistas: el Carche, ¿un enclave catalanoparlante en Murcia?

 
La Sierra del Carche se sitúa encuadrada entre los municipios murcianos de Yecla, Jumilla, Abanilla y el municipio valenciano de Pinoso. En este enclave, administrativamente perteneciente a la Región de Murcia, existen 22 pedanías o lugares, siendo las más importantes o pobladas: La Cañada del Trigo y Torre del Rico (pertenecientes a Jumilla), El Collado de Los Gabrieles y Cañada de La Leña (pedanías de Abanilla), y Raspay (dependiente de Yecla). Entre los 22 enclaves, suman alrededor de 500 habitantes.
 
La curiosidad de estas pedanías, cuya economía es eminentemente agrícola, y que se sitúan más próximas a la población de Pinoso que a las poblaciones murcianas de las que dependen administrativamente, no es otra que el hecho de que en ellas se habla valenciano. Y este hecho lleva años despertando la curiosidad y las elucubraciones expansionistas del catalanismo.
 
Según las delirantes e hilarantes teorías catalanistas, “El Carxe”, (como ellos denominan a esta zona murciana), representa un enclave catalanoparlante en la Región de Murcia, sobre el cual hacen estudios lexicológicos, investigaciones filológicas y exposiciones, como si de algo insólito, excepcional o anómalo se tratara. Eso sí, siempre en clave imperialista, con la finalidad de exagerar y extender el dominio catalán como si de una mancha de aceite se tratara.
 
Lejos del imaginario catalanista y las fantasías expansionistas de sus cultísimos paniaguados, el fenómeno de las pedanías de la Sierra del Carche tiene una explicación de lo más sencilla y lógica: desde de la expulsión de los moriscos, en el siglo XVII, las tierras de este enclave quedan terriblemente despobladas. A partir de mitad del siglo XIX, se repoblaron con familias de labradores de poblaciones alicantinas que buscaron en estas fértiles tierras vitícolas su modo de vida: Pinoso, Monover, Novelda y Petrer, principalmente. Estas familias, lógicamente, eran valencianoparlantes, y su lengua se ha venido transmitiendo de madres a hijos desde entonces, como en cualquier otra población valenciana.
 
Como curiosidades lingüísticas de la zona, encontraremos las típicas de cualquier zona de transición entre el valenciano y el castellano, como pueden ser los préstamos lingüísticos, en cuanto a vocabulario y frases populares se refiere.
 
Poco más que añadir sobre el Carche. Ni “enclave catalanoparlante en Murcia”, ni milongas relacionadas con entelequias de corte fascio-imperialista. En las pedanías del Carche se habla lengua valenciana, el milenario valenciano que fue primera lengua de cultura de Europa, la misma que hablan más de 2 millones de valencianos, que el Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana reconoce como oficial, que está incluida en la Ratificación Española de la Carta Europea de Lenguas Minoritarias y que fue aprobada en la Resolución Killilea por el pleno del Parlamento Europeo. A pesar de los intentos del catalanismo por reivindicar para su dominio lingüístico cualquier territorio en el que se hable valenciano, en tanto en cuanto consideran, a su enfermo y manipulador arbitrio, el valenciano como variante dialectal del catalán.